Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Julio 2, 2019.

Indignación por las condiciones de detención en la estación de la Patrulla Fronteriza de Clint

Las condiciones en la estación de la Patrulla Fronteriza de Clint, en las afueras de El Paso, Texas, provocaron indignación pública la semana pasada al ser reveladas por un grupo de abogados que pidieron a la Justicia que intervenga para garantizar que se respeten los derechos de los migrantes detenidos.En un recorrido con medios de comunicación que se realizó el pasado miércoles, funcionarios fronterizos no permitieron tomar fotografías o videos, pero dieron una limitada vista de las celdas divididas por datos demográficos. Reporteros vieron algunas camas en las celdas, así como niños en el piso, solo con mantas.En una habitación grande y separada de la instalación, los adolescentes estaban juntos y les proporcionaban literas. Las duchas sólo se realizaban cada dos o tres días. Los funcionarios dijeron que los reporteros tuvieron un mayor acceso que los abogados.El jefe de estación Matthew Harris, indicó que la instalación en Clint, construida en 2012 y con capacidad original sólo para 106 personas, ha sido expandida en unas 200 camas adicionales. Pero hace un mes y medio casi 700 niños permanecían detenidos en el lugar.Se supone que los niños no acompañados -que cruzan la frontera solos o que han sido separados del adulto con el que viajaban- deben ser trasladados rápidamente fuera de las instalaciones de vigilancia fronteriza y ponerlos al cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), a cargo de los refugios para los menores migrantes.Sin embargo, en la actualidad hay 178 niños en las instalaciones de la patrulla fronteriza que llevan allí más del límite de 72 horas, según afirmó la congresista Diana DeGette que le había dicho el HHS el miércoles.En las instalaciones de Clint, el tiempo promedio que pasan los niños en custodia es de entre seis y diez días, informó Harris a los periodistas. Las madres adolescentes suelen quedarse más tiempo, hasta dos semanas, porque es más difícil ubicarlas en los refugios de HHS, señaló.El presidente Donald Trump convirtió su ofensiva contra la inmigración en una pieza central de su mandato, diciendo que las políticas locales son demasiado laxas y están llenas de lagunas. Pero los funcionarios tienen que lidiar con un alza de familias y niños no acompañados -en su mayoría centroamericanos- que llegan a la frontera con México.El Gobierno trabaja en un reglamento para sustituir el Acuerdo Flores, que restringe el tiempo y las condiciones en que pueden estar retenidos los niños. Según dijeron los abogados en sus presentaciones, la administración ya viola el acuerdo.Una madre de 16 años procedente de Honduras dijo que su bebé de ocho meses no recibió atención médica pese a sufrir vómitos y diarrea. “Mi bebé no ha recibido medicinas desde que llegamos”, indicó en su declaración.Muchos bebés no recibieron alimentos adecuados, mientras que los padres de niños que bebían fórmula “informaron que no podían lavar las botellas”, escribió la doctora Dolly Sevier, que visitó el centro fronterizo Úrsula en McAllen, Texas.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces