Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Diciembre 5, 2017.

El Gobierno de Estados Unidos sostiene el sistema de detención migratoria más grande del mundo

La detención migratoria es la práctica de encarcelar inmigrantes mientras esperan una determinación de su estatus migratorio o potencial deportación. En el 2013 los Estados Unidos detuvieron a aproximadamente 441,000 personas en un sistema distribuido entre 200 cárceles de inmigración en el país.

Immigration and Customs Enforcement (ICE), la agencia que opera el sistema de detención, subcontrata la mayoría del espacio de detención a las cárceles locales y compañías privadas de encarcelamiento. El sistema también opera bajo la cuota exigida por el Congreso, que requiere que ICE mantenga 34,000 camas de detención en cualquier momento. Esta política, conocida como la cuota de camas, no tiene precedentes, ya que ningún otro sistema de ejecución de la ley opera con sistema de cuotas.

Los inmigrantes detenidos incluyen personas indocumentadas y con documentos. Muchos llevan años en los Estados Unidos y ahora se enfrentan al exilio, así como sobrevivientes a la tortura, buscadores de asilo y otros grupos vulnerables, incluyendo niños, mujeres embarazadas y personas seriamente enfermas.

Una vez detenidos, los inmigrantes a menudo son sujetos a condiciones crudas de confinamiento y se les niega el acceso a cuidado médico adecuado, consejo legal y contacto familiar. Desde el 2003, se han reportado 155 muertes de personas en custodia migratoria.

Cifras de detención

Número de camas: 34,040

Número de personas detenidas cada año: 441,000 (últimas cifras del año 2013)

Costo por día: $124 para detención de adultos, $345 por detención familiar

Presupuesto para detención: $2.3 billones (para el año 2016)

Número de instalaciones: 209

Porcentaje operado por compañías privadas: 62 por ciento

Número de muertes desde 2003: 167

Historia de la detención migratoria en Estados Unidos

Estados Unidos es el encarcelador líder del mundo con más de dos millones de personas en prisiones y cárceles en todo el país. Conforme los Estados Unidos expandieron sus prisiones en los 1980s y 1990s, la detención de inmigrantes que antes era una práctica poco conocida comenzó a tomar forma.

A principios de los 1980s varios miles de refugiados cubanos y haitianos que llegaban a las costas de la Florida fueron barridos a los centros de detención recién inaugurados. La política migratoria comenzó a emular al sistema de justicia criminal a finales de los 80s cuando, durante el pico de la guerra contra las drogas, el Congreso enmendó el Acta de Inmigración y Naturalización, requiriendo la detención obligada de inmigrantes convictos de ciertos crímenes. Esto significa que su detención era automática y obligatoria, sin audiencia o consideración de sus circunstancias.

La década del ’90 trajo un cambio de paradigma, llevando a la detención como forma primaria de ejecución migratoria. En 1996, EE.UU. echó a andar una legislatura que expandió dramáticamente el uso de la detención. El Acta Antiterrorismo y Pena de Muerte Efectiva (AEDPA) y el Acta de la Reforma de Inmigrantes Ilegales y Responsabilidad de Inmigrantes (IIRIRA) expandieron la detención forzada. En 1996 las leyes también convirtieron a cualquier persona no ciudadana estadounidense, incluyendo a los residentes permanentes legales, vulnerables a detención y deportación.

Después del los ataques del 11 de septiembre de 2001, el Servicio de Inmigración y Naturalización o INS se dividió en el U.S Citizenship and Immigration Service (USCIS), el Immigration and Customs Enforcement (ICE) y Customs and Border Protection (CBP). También se transfirió del Departamento de Justicia al recién creado Departamento de Seguridad Interna (DHS). La inmigración ahora era un asunto de seguridad nacional, y quedó bastante claro con el plan estratégico de ICE para el 2003-2012, “Operation Endgame”, la cual enunciaba su propósito como el de “promover la seguridad pública y seguridad nacional, asegurando la partida de los Estados Unidos de todos los extranjeros removibles por medio de la ejecución justa y efectiva de las leyes de inmigración de la Nación”.

Bajo la administración de Barack Obama, la implementación de la cuota de camas de detención y la expansión de los programas de deportación como el 287(g), Comunidades Seguras y el Programa de Extranjeros Criminales, se canalizaron miles de inmigrantes a los centros de detención. En 2014, vimos aún más expansión de los centros de detención cuando la Casa Blanca respondió a un influjo de familias centroamericanas con el resurgimiento de la detención familiar.

La expansión drástica de la detención forzada se combinó con el alza exponencial del presupuesto para detención, lo cual ha creado un sistema abundante e irresponsable de detención en masa. Como resultado de esto, la cantidad de personas detenidas ha crecido dramáticamente. El porcentaje de población diaria de inmigrantes detenidos aumentó de 5,000 en 1994, a 19,000 en el 2001, a más de 34,000 en el 2014.

Después de muchas décadas de expansión, el sistema de detención ahora captura y detiene a tantos como 400,000 inmigrantes cada año.

Para mayores informes vaya a https://www.detentionwatchnetwork.org/issues/detention-101.

 

 

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces