Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Marzo 21, 2017.

China quiere evitar una guerra comercial con EE.UU.

China “no quiere una guerra comercial” con Estados Unidos, pero si llegara a desencadenarse “las empresas estadounidenses serían las más perjudicadas”. Así lo advirtió el miércoles pasado el primer ministro chino, Li Keqiang, en su única rueda de prensa del año.

“No queremos ver que estalle ninguna guerra comercial entre nuestros dos países. No es algo que fuera a lograr un comercio más justo”, subrayó. “Recientemente leí un artículo de un centro de estudios internacional que decía que, si surgiera una guerra comercial, serían las empresas de propiedad extranjeras, en particular las firmas estadounidenses, las que se llevarían la peor parte”, agregó.

Las inversiones y el comercio chinos en Estados Unidos permitieron la creación de un millón de puestos de trabajo en el país americano a lo largo del último año, apuntó el primer ministro.

Trump llegó a la Casa Blanca con un programa cargado de mensajes negativos contra China, a la que acusaba de destruir empleo en EE. UU. con una política de exportaciones baratas. El nuevo jefe de Estado amenazaba con gravar fuertes aranceles a los productos chinos y acusaba a Pekín de manipular su divisa para abaratar sus ventas al exterior de manera indebida.

El presidente estadounidense también causó consternación en los círculos diplomáticos chinos al aceptar una llamada de felicitación de la presidenta taiwanesa tras su triunfo electoral, e insinuar que podría estrechar las relaciones con una isla que Pekín considera parte inalienable de su territorio.

Acerca de las acusaciones durante la campaña sobre la manipulación de la divisa china, Li replicó que su país “no tiene ninguna intención de devaluar el renminbi para favorecer nuestras exportaciones”.

Ambos gobiernos preparan una próxima reunión de sus respectivos presidentes, que se celebrará el mes próximo en Mar-a-Lago, el club privado que el jefe de Estado norteamericano posee en Florida. El secretario de Estado Rex Tillerson se reunió el sábado pasado con Xi, dentro de una gira por Asia que le llevará también a Japón y Corea del Sur, para preparar la agenda de esa cumbre.

Pero aunque las relaciones bilaterales son uno de los grandes temas que se abordaron durante la visita de Tillerson, la gira del secretario de Estado tuvo como asunto dominante la situación en la península coreana.

Además, Tillerson tuvo que escuchar el descontento de Pekín por el comienzo del despliegue del escudo antimisiles THAAD en suelo surcoreano. Washington y Seúl alegan que el sistema tiene como fin impedir posibles ataques desde el norte, pero China teme que pueda emplearse contra su territorio.

Durante su estancia en la capital china, el jefe de la diplomacia estadounidense también abordó las demandas de soberanía del Gobierno de Xi en las islas del mar del sur de China.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces