Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Octubre 2, 2017.

A casi dos semanas del terremoto, México sigue colapsado

En una calle, los equipos de búsqueda se abren paso entre los escombros de un edificio colapsado en un último esfuerzo por encontrar a alguien con vida, mientras familiares se cobijan bajo improvisados campamentos sumidos en la angustia.

En otra, lo único que queda de una fábrica es una explanada de cemento lleno de ofrendas y flores. Más allá, hay edificios con grietas a los que muchos temen volver a entrar.

A más de una semana del terremoto de 7.1 grados que sacudió el centro del país, la normalidad está lejos de llegar a las zonas más afectadas de Ciudad de México, donde 186 personas murieron (la cifra total de muertos ya asciende a 326), 38 edificios colapsaron, casi cuatro mil están seriamente dañados y alguno podría sufrir derrumbes, como le ocurrió a la iglesia Nuestra Señora de los Ángeles, donde la cúpula se partió en dos sin herir a nadie.

Miles de personas no pueden volver a sus casas y cientos de niños no tienen escuela porque se están revisando todos los centros para garantizar que sean seguros. Siete de ellos están entre las construcciones que podrían derrumbarse, según el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera

El jefe de gobierno cifró en 360 los edificios en “nivel rojo” que tendrían que ser demolidos o sometidos a obras estructurales. Otros 1,136 eran reparables y 8,030 de las construcciones revisadas dañadas eran habitables.

El miedo, sin embargo, supera estas explicaciones. En varios puntos de la ciudad, algunos trabajadores se agolpaban fuera de sus lugares de trabajo. Temían que se les cayera sobre sus cabezas.

“Tememos por nuestra seguridad”, dijo Maribel Martínez Ramírez, empleada de una agencia oficial que, junto a una docena de compañeros, se negaban a entrar en la oficina porque decía que el edificio estaba torcido.

En el bloque de oficinas de siete alturas de la colonia Roma Norte que al colapsar atrapó a más de 40 personas, las familias pasaron un día sumidas en una terrible desesperación ante la falta de noticias. Sólo les animaba saber que los equipos de rescate seguían trabajando pero el campamento era un cúmulo de tensión, ida y venida de voluntarios.

El capitán Juan Carlos Peñas, al mando del equipo de rescate español en ese lugar, explicó que avanzan “muy lentos” por la inestabilidad de la estructura y por eso optaron por cambiar de estrategia.

Después de intentar entrar por arriba a la zona donde creen puede haber algún superviviente, optaron por trabajar desde abajo y accedieron a “un pequeñísimo hueco entre los pisos 2 y 3” por el que se introdujo una cámara aunque sin obtener resultados.

Varían su estrategia según lo que se van encontrando porque el rescate es arriesgado y una carrera contra reloj que las familias cada vez sufren más.

Los cercanos a Adrián Moreno, un joven de 26 años atrapado en esa construcción estaban desbordados por las emociones. En una pancarta se puede leer “Adrián eres un guerrero, tu familia, tus amigos y Darío te estamos esperando”.
 

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces