Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Febrero 7, 2017.

Más de 400 cubanos varados en México esperan poder ingresar a EE.UU., luego de fin de política de “pies secos, pies mojados”

Decenas de cubanos se reúnen todos los días frente al Puente Internacional Las Américas, de la fronteriza ciudad mexicana de Nuevo Laredo, al cabo de una odisea por 10 países. Ignoran si alcanzarán su meta en Estados Unidos, pero tienen la convicción de que “no es una opción” regresar a su país.

Los más de 400 inmigrantes llegados a esa ciudad consiguieron refugio en una serie de “casas de migrantes”, sostenidas por diversas iglesias que tradicionalmente hospedan a centroamericanos que buscan obtener asilo en Estados Unidos.

Todos los días se juntan en la esquina de las calles Vicente Guerrero y Avenida 15 de Junio, a unos pasos de Laredo (Texas, EE.UU.), con la esperanza de tener noticias sobre la reapertura de la frontera.

“Ya tenemos 16 días aquí y Migración mexicana nunca nos ha molestado”, dice una mujer llamada Yamira González, quien salió de Cuba con su hermana y un menor.

González señala que las autoridades locales les están ofreciendo asistencia médica y quieren saber si hay personas con enfermedades crónicas para ayudarlas con su medicamento. “Nos ofrecen una regularización mientras se resuelve nuestra situación con Estados Unidos”, expone.

La mayoría salieron de Cuba con visa de turista de Guyana y un billete de ida y vuelta que les costó unos 240 euros. Vendieron todas sus propiedades para financiar su traslado, pagando a diversos “coyotes” durante su travesía. Su odisea incluyó cruzar 10 países y sortear peligrosos ríos y selvas, pandillas e inseguridad.

Los que llegaron después del 12 de enero se quedaron sin concretar su ilusión de alcanzar la “tierra prometida”, ya que ese día el Gobierno del hoy expresidente estadounidense Barack Obama eliminó la ley denominada “Pies secos, pies mojados”, que les permitía conseguir asilo legal.

“¿Por qué salimos para acá? En Cuba no tenemos derecho a nada”, asegura Yeleni Díaz.

Más de 11,000 cubanos llegaron a México en los últimos tres meses de 2016. Desde el viernes 27 de enero el Gobierno mexicano comenzó a deportar a decenas que se encontraban en la estación migratoria Siglo XXI de Tapachula, estado de Chiapas.

Otros 1,100 esperan en diversas ciudades mientras deciden qué hacer ante la nueva situación que provocó el decreto de Obama.

“Regresar a Cuba no es una opción”, sentencia Lester Díaz, quien vivía en La Habana. “Es injusto lo que nos está pasando, yo dejé en Cuba a mis padres, a mis hermanos”, agrega.

“Lo primero por lo que abogamos aquí es que, por cuestiones humanitarias, el Gobierno americano (estadounidense) nos abra la frontera a los que ya veníamos en camino”, comenta Hermes Cruz.

La segunda opción, si la primera ya no fuera posible, “es que nos den la posibilidad de regularizarnos acá en México”, concluye.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces