Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Noviembre 6, 2018.

Rostros morenos rumbo a una tierra de promesa

Miles de rostros morenos caminan desde Centroamérica, su destino la tierra de la promesa al norte del Río Bravo.

Muchos de ellos han desafiado las fronteras de países como Honduras, Guatemala y México. Ahora falta llegar a la de Estados Unidos y desafiar la amenaza de Donald Trump de que usará la fuerza letal contra todos ellos si su ejército es atacado con piedras y palos, de lo que él considera un ejército invasor que amenaza la seguridad del país más poderoso del mundo.

Un ejército desarmado, de rostros de piel morena, quienes para los de la raza sajona, aria, blanca, como la del presidente Trump y la mayoría de sus simpatizantes, son inaceptables, inadmisibles, porque rompen el material del que está hecho genéticamente los que dominan y controlan este país.

Los inmigrantes centroamericanos son los nuevos peregrinos que huyen de territorios de Nuestra América, desplazados por la miseria, la violencia, la impunidad que predomina en sus países de origen. Son personas de origen indígena, mestizos, piel color cobre, morenos, proletarios buscando nuevas oportunidades, las cuales les fueron negadas por la oligarquía en el poder, por las transnacionales, por el imperio que controla los intereses más mezquinos.

Si la tierra de la promesa estuviera al otro lado del Atlántico o del Pacifico, de seguro dirigirían su caminar hacia otras tierras. Pero la madre Tierra, solamente les da el camino hacia el Norte. Del río Suchiate al Río Bravo. Su última esperanza para poder vivir dignamente, aun a pesar de la política de exterminio y amenaza de Donald Trump, como la de los presidentes latinoamericanos que ven a su población trabajadora con desprecio, discriminación, marginación y los que tienen el poder, quienes viven de los subsidios del imperio, ahora, antes y siempre, respiran mucho mejor al ver como una válvula de escape a quienes huyen de sus países, no importa quién pague, quien esté detrás de esa peregrinación.

Quizá pueden venir en esa gran caravana personas nocivas, lumpen, denigrante, pero al final de cuentas, son pueblo. Si delinquen en su caminar, pues merecen ser procesadas con todo el peso de la ley. Pero una cosa si es cierta, el Sol no se le puede ocultar con un dedo. Ningún maquillaje puede cubrir el deterioro social que ocasiona la migración hacia mejores tierras en Nuestra América.

Armando García es un periodista que cuenta con una gran trayectoria en los medios hispanos en Estados Unidos. Es el editor y fundador de la revista Nuestra América. Fungió como reportero de los impresos: La Prensa de San Antonio, TX., Rumbo de Texas, ¿Qué Pasa? de Carolina del Norte, Conexión Hispana de Texas, Nuestro Tiempo, Imágenes, La Farándula, El Malcriado, Food & Justice todos en California. Ha sido corresponsal de la Agencia EFE, de la Hispanic Press Foundation y de la revista Latino Leaders. Ha sido director de relaciones públicas de diversas organizaciones y medios de comunicación. Vive en South Bend, Indiana.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces