Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Marzo 19, 2019.

• La Columna • UN “BULLY” EN BUSCA DE BRONCA

Una de las definiciones de la insensatez es repetir la misma acción o conducta una y otra vez y esperar resultados diferentes. 

¿Es, entonces, una ocurrencia demencial del presidente Donald Trump la idea de solicitar 8.6 mil millones de dólares al Congreso para construir 722 millas del muro fronterizo, en el presupuesto del año fiscal 2020, considerando que apenas hace unos días le rechazaron 5.6 mil millones?

No. El presidente de los Estados Unidos no es un limosnero en busca de monedas dentro de una alcancía vacía. Donald Trump es un “bully” en busca de una bronca con los demócratas (y si se entrometen los republicanos también), para tratar de etiquetarlos falazmente como los partidarios de fronteras abiertas; es decir, defensores de indocumentados.

Claramente Trump ha decidido que la reactivación de su campaña del miedo es la mejor fórmula de reelección para ocupar 4 años más la Casa Blanca. Se cobija con un manto nacionalista para aislar a los Estados Unidos, lo mismo de la presunta invasión de inmigrantes color café con leche, que de las importaciones comerciales.

El dinero para el polémico muro es uno de los pilares de su proyecto de país, sintetizado en su petición presupuestal al Congreso para el año fiscal 2020, que asciende a la astronómica cifra de 4.7 trillones (millones de millones) y que incluye sendos recortes a programas que benefician a las minorías, a los pobres y a los adultos mayores.

Por ejemplo, la petición presupuestal de Trump busca desacelerar el crecimiento de Medicaid, el programa de atención a las personas de más bajos ingresos, niños y mujeres, de tal forma que recortaría 1.5 millones de millones de dólares en una década y dejaría a los estados la libertad de decidir cómo repartir alrededor de un millón de millones de dólares.

Por si fuera poco, el Presidente propone recortar el Medicare, el programa para las personas en edad de retiro, en 845,000 millones de dólares en 10 años y 550,000 millones de dólares para el Seguro Social.

Se trata de una estrategia peligrosa para Trump y los republicanos. No sólo Trump prometió como candidato dejar en paz al Medicare y al Seguro Social, sino que una amplia porción de sus votantes rurales y de bajos ingresos dependen de todos esos programas. Además, su coalición de conservadores muestra huecos en el voto suburbano y entre las mujeres.

Como era de esperarse, los demócratas –y algunos republicanos—rechazaron su plan. Los primeros por su impacto en los más pobres y los segundos porque elevaría la deuda nacional. Y como en casi todas las peleas, el triunfo no está garantizado para nadie, pero nuevamente regresa el espectro de un perjudicial cierre del gobierno por un electorero capricho presidencial.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces